Miguel Gil del Rio transmitió en su pregón sus vivencias de la Semana Santa de la mano del niño que un día fue y que soñaba con ser cofrade

Estás en ://Miguel Gil del Rio transmitió en su pregón sus vivencias de la Semana Santa de la mano del niño que un día fue y que soñaba con ser cofrade

Miguel Gil del Rio transmitió en su pregón sus vivencias de la Semana Santa de la mano del niño que un día fue y que soñaba con ser cofrade

Jerez de los Caballeros 08.04.19

Autoridades, y representantes del mundo  cofrade, le acompañaron ayer junto  familiares y amigos en el Acto Oficial del Pregón de la Semana Santa jerezana. 

El cine teatro Balboa acogió este domingo el Acto Oficial del Pregón de la Semana Santa  de Jerez de los Caballeros 2019. La cita abre las puertas un año más a la vivencia de esta importante celebración, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, y reunió a una amplia representación de las distintas cofradías y hermandades de esta ciudad. La actuación de la Coral de la Escuela Municipal de Música abrió el acto con la interpretación de ‘O Salutaris’ y ‘Tu Me Levantas’, acompañados al piano por ´Santiago Cordero y bajo la dirección de María Asunción Pérez.  La alcaldesa, Virginia Borrallo, el presidente de la Junta de Cofradías, Francisco Gallardo, Antonio Mª Rejano, párroco de la ciudad y Antonio José Carrasco, encargado de presentar al pregonero, acompañaron a Miguel Gil sobre el escenario del cine teatro Balboa. Carrasco se refirió al pregonero como persona de fe y cofrade, habló de su entrega constante a la cofradía de Santo Domingo de Guzmán y Nuestra Señora del Rosario, a la que ambos pertenecen, de su simpatía por la legión y del orgullo que siente por su familia, especialmente por sus hijos a los que ha sabido trasmitir su amor por la Semana Santa. 

Con música de fondo del maestro Rafael Carrasco, Miguel Gil, inició su pregón compartiendo el sueño de un niño que quería ser cofrade. Describió el marco y el contexto que envuelve cada año la Semana Santa de Jerez, para situarse después en oración ante la Virgen del Rosario. Tuvo palabras de recuerdo para: Miguel Domínguez, “espejo y referente, maestro y amigo del que aprendí todo” dijo; Eloísa Carrasco, “cofrade con mayúsculas” y Manuel Rodríguez, “cofrade tardío pero entregado a su cofradía en cuerpo y alma”, “ya no están, pero son los culpables de que yo esté aquí hoy” expresó. Guiado por ese “niño pregonero” y pidiendo permiso para levantarse el capirote de nazareno, agradeció su elección como pregonero, el apoyo de su familia, y expresó su deseo de llegar al alma de cada cofrade con su pregón. En sus recorrido por los distintos momento de la semana Santa, Miguel Gil, fue compartiendo y desgranando, sus propias vivencias y experiencias en torno a ella, desde su niñez, o su juventud, pasando por su marcha de Jerez, y su regreso para retomar su pasión por ella y transmitirla a sus hijos. Así, habló de aquel niño de barrio, inmerso en  tradiciones y devociones,  recordó su aprendizaje en la escuela con don Casimiro o don Francisco Redondo, para destacar el papel fundamental de la familia y la escuela, en la transmisión de dichos valores y la manera con la que cada año se mira y se siente la Semana Santa en Jerez. 

Con la música de fondo y las imágenes en blanco y negro de los pasos titulares de las distintas cofradías, apelo al sentimiento y emocionó, con versos y bellos poemas dirigidos a las imágenes de Cristo al comenzar y a las distintas Vírgenes al terminar, fue recorriendo de domingo a domingo cada momento de la Semana Mayor jerezana. Así se situó en la alegría y el bullicio del Domingo de Ramos, sobre los hombros de su padre para recordar el valor de la herencia transmitida, de sensaciones y sentimientos, como la mejor catequesis recibida, llenando de piropos a la Virgen del Rosario. Describiendo la crudeza y el impresionante momento de la muerte de Jesús, que se representa el Lunes Santo, con el Viacrucis de la Hermandad de Penitentes del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, que señaló como ejemplo de fe, solida y resistente al desaliento. En el Martes Santo, definió a la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario y Jesús Orando en el huerto, como ejemplo de seriedad, y  al silencio como la mejor forma de orar, para dedicar unos sentidos versos finales a la Virgen del Silencio. Situado en el Miércoles Santo, resaltó el “bullicio armonioso” que se hace presente en Jerez, para recibir al Señor Ecce Homo, el afán de los jóvenes costaleros, y su cariño a la Virgen de los Desamparados. En la jornada del Jueves Santo, recordó su cercanía a la Cofradía del Santísimo, su admiración por el  Cristo de la Piedad  dueño, dijo, de la voluntad de los jerezanos, en medio de una Semana Santa donde “el pregón lo dicta Dios, lo escribe Jerez y lo grita el pregonero”. Con bonitos elogios se dirigió a la Virgen de la Paz, pidiéndole ante las situaciones de dolor y sufrimiento que hay en el mundo. Con cariño y sentimiento habló también de la Cofradía del  Coronado, la única que conserva en su túnica las colas,  características propias, junto con la escolta a caballo, de su desfile procesional, y se dirigió finalmente a la Virgen de la Amargura. Se refirió a la Hermandad de la Macarena, como la segunda más joven de la Semana Santa de Jerez, pero con un lugar ya ganado en el corazón de los jerezanos y le dedicó también unas palabras a la Esperanza Macarena. Con la emoción que la caracteriza se situó en la intensa jornada del Viernes Santo, con la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, destacando la especial devoción hacia esta imagen, revivió el Santo encuentro y recordó a los emigrantes que volvían a Jerez para llevar a Jesús, para referirse también a la procesión del Santo Entierro y emocionarse ante la Virgen de la Encarnación, acompañada por mujeres en la soledad de su dolor.

Con la narración de la celebración de la Resurrección de Jesús y el encuentro de este con su madre en la Fuente de los Santos, se situó en el final de su pregón, destacado la alegría de este día al celebrar el triunfo de la vida. Finalmente felicitó a la Junta de Cofradías por impulsar la creación de la Asociación de hermanos y hermanas Costaleros, y se confesó orgulloso de compartir el honor de pregonar la Semana Santa. Tras un caluroso aplauso por parte de todos los presentes, recibió un obsequio de manos de la alcaldesa como recuerdo. 

 

2019-04-08T12:25:13+00:00

Deje su comentario